jueves, 3 de enero de 2013

Labios agrietados

Con este frio a veces es imposible tener unos labios perfectos.
Casi siempre se nos cortan, los notamos secos o tenemos algún pellejito....


 


Por qué se resecan los labios?

La piel de los labios es muy delgada y necesita estar siempre hidratada para mantenerse saludable. Los labios se resecan más rápido y más fácilmente que cualquier otra parte del cuerpo.
El sol y el calor del verano, así como el frío y el viento del invierno, son sus peores enemigos. Pero no son ellos los únicos culpables. El hablar respirando con la boca abierta, el probar comidas muy frías o muy calientes, y no tomar suficiente agua, también los afecta.
Así, cada minuto del día, los labios van perdiendo su humedad y se van abriendo pequeñas grietas en ellos, hasta que finalmente se parten o quiebran.

¿Qué NO debes hacer cuando tus labios están resecos?

  • Dejar que la pasta dental y el enjuague bucal los toquen: Cuando son muy fuertes, pueden irritar las cortadas que ya tienen tus labios y agravarlas.
  • Mojarlos con saliva: La saliva contiene ácidos que irritan la piel de los labios. Y cuando se evapora, empeora la resequedad.
  • Pelar las partes resecas: Sólo hace que la piel de los labios quede aún más sensible, o que se hagan heridas más grandes y sangren.
¿Qué SI puedes hacer para recuperar la suavidad de tus labios?

  • Usar una pomada para labios: Es como si fuera una barrera para la piel, o los lentes oscuros para tus ojos. Una pomada, o un bálsamo para labios, es la mejor manera de mantenerlos hidratados y protegidos del clima, y el polvo. Aplícatelo cuantas veces al día puedas; mientras más, mejor.
  • Tomar agua, mucha agua: La deshidratación de tu cuerpo afecta tus labios de inmediato.
Aquí tenéis un bálsamo super hidratante con color, formulado con cera de abeja.
Los tenéis en tres tonalidades y son irisados (quedan como en la imagen superior), preciosos! 4,95 €